15 de nov. 2009

¿Es un error?

Los que leáis los blogs con Reader o similar, o aquellos que en veáis en algún otro sitio que aquí ha habido una actualización pensaréis que ha sido un error. Es lo normal, y de hecho yo lo pensaría. Pues no, no es un error. O almenos el que aparezca que ha habido una actualización no es un error. El post en sí ya es otra historia.

En todo este tiempo de ausencia ha habido incluso más de una persona que me ha preguntado el porqué de la muerte del blog. Pues bien, seré sincero, los motivos son varios y no los voy a detallar, pero para que os hagáis una idea más o menos clara, incluyen el tener mucho trabajo, el no estar inspirado para la escritura, el utilizar el tiempo libre para otras actividades no siempre legales, viajes al extranjero, aparatos de (por lo menos) dos ruedas, detenciones policiales, películas de serie B y abducciones alienígenas. No necesariamente por ese orden. Lo que realmente me sorprende es que haya habido personas que se interesaran por la existencia del blog o que incluso pidieran alguna actualización. No entiendo como puede haber gente de este tipo, me avergonzaría ser uno de ellos. Y me avergonzaría aún más ser el tipo de persona que escribe en blogs como éste.

Aclarado este primer no-punto, sigamos.

¿Qué ha pasado en todo este tiempo? Pues mil cosas, y como este no es el único blog en el mundo (lo llevaríamos claro!), seguro que estáis enterados de todas. O de casi todas. Por ejemplo, sabíais que Victor es capaz de hacer pizzas con patatas y papel de maluminio? Si, suena increíble pero es cierto. Y además son comestibles! (Siempre y cuando las hordas de salvajes hambrientos que ocupan su casa te dejen algún trozo). En caso de que no te dejen, siempre puedes convencer a Tiko para que te lleve en su coche, usando el freno de mano en las rectas a 30km/h hasta la gasolinera de La Roca para comprar helados. Si con estos dos ejemplares no os sentís a gusto, cosa normal, os puedo presentar a Isma, que tiene costumbre de andar en bicis tope de gama y de cambiar de piso cuando en el que vive está sucio. Además es de Badalona. Bien, veo que esto va de mal en peor, con lo que los comentarios sobre FG y la banda de Sant Antoni mejor me los ahorro.

Por su parte, Arnau está trabajando mucho (y más que trabajará), el carrito del Ramón consiguió seguirlo por toda suramérica para que después lo dejara tirado como una puta colilla, Mercè se juntó con él para intentar que comiera algo más que arroz y pollo, Charlie se compró una suite cinco estrellas con ruedas y de color rojo, Pariku se ha buscado un follong de buen tamaño también, y descubrimos tras una semana entera de porculear por los Alpes que Truska es nombre de perro y que si eres checo ganas premios de atrezzo en el IronBike. No son cosas importantes todas ellas, pero algunas sí.

Y hablando de problemas mentales, hay que destacar una entrada en nuestras vidas. El cross. El cross (abreviatura absurda de Ciclocross) es un deporte absurdo, en el que personas tratan de circular por caminos, campos y sitios en general con bicicletas que no están pensadas para ir por ninguno de ellos. Si el terreno es liso, una bici de carretera es lo adecuado. Si es camino o hay piedras, una mountainbike está diseñada para eso. Y si hay que correr o subir escaleras, lo mejor es hacerlo sin bici ninguna. Entonces... ¿Para qué sirve una bici de cross? Bueno, sirve para gente que no tiene claro lo que quiere. Sube escaleras mejor que una bici de carretera, va por los caminos mejor que yendo sin bici, y por la carretera mejor que una mountainbike. ¿Comprendéis ahora lo de la enfermedad mental? Pues bien, además de ser completamente inútil como acabamos de demostrar, también es completamente genial. Los que aún no tengáis bici de cross, os invito a pensar en comprar una, y los que ya tengáis, os invito a un quinto cuando os apetezca.

Vosotros ponéis las olivas.